EL FUTURO ESTÁ EN LA ECONOMÍA COLABORATIVA

Cada vez más son las plataformas que ofrecen intercambios de productos o actividades y servicios compartidos. Todo un desafío a las empresas tradicionales: queremos compartir en vez de tener.
La clave de todo está en ayudarse y compartir, esa es la base de todo.

En algunos sectores es algo que ya funciona desde hace mucho tiempo: compartir o alquilar casa o coche, o oficinas compartidas (coworking).
Parece que el futuro va en esa dirección, sobre todo desde que estalló la crisis económica somos más realistas a la hora de hacer inversiones y buscamos el ahorro por encima de todo. Se cambian, prestan, venden o alquilan productos o servicios en base a unas necesidades concretas.

Algunos ejemplos de economía colaborativa:
1.     Viajes compartidos: en coche, en bicicleta… tenemos a “BlaBlaCar”, “Amovens” y a “Bicing”.
2.     Alquilar plazas de garaje por horas: “Parquo”.
3.     Cocineros que ofrecen sus menús en “Eatwith” y “Chefly” donde puedes comprar y vender comida casera.
4.     Aprender y enseñar idiomas a la vez en “Myhospitality.com”.
5.     Alguien que te hace recados en “Glovo”.
6.     Compartir piso, alojarse en una casa, lo encuentras en “Airbnb”, “Windu” y “Couchsurfing”, donde ofrecen sofás para que puedas dormir en él.
7.     “Gudog” es una alternativa a los hoteles caninos, al igual que “Dogbudy”.
8.     “Topnanny” ofrece cuidadores y canguros.
9.     Vender y comprar artículos de segunda mano como “Wallapop”.

10. “Heygo” para encontrar diferentes tipos de servicios.

Búscame en las redes sociales:
O encuéntrame en mi web:

10 COSAS QUE DEBES SABER ANTES DE TENER PERRO Y QUE NADIE TE DICE


1.     No compres, adopta. Por varios motivos, el primero de todos ellos es que se abandonan perros a diario y necesitan nuestra ayuda
2.     A algunas personas (con motivo o sin él) no les gustan los perros. Yo es una idea que ni se me había pasado por la cabeza hasta que no he adoptado a mi mascota, y les va a dar igual lo mono que sea o lo bien que se porte. No les va a gustar.
3.     Los perros sueltan pelo. Enserio. Algunos más que otros pero todos sueltan pelo, da igual la longitud que tenga. Hazte a la idea de que vas a tener que limpiar un montón y de forma efectiva.

4.     Alergias: si me hubieran preguntado, yo hubiera dicho que no soy alérgica. Pero claro, es muy diferente “estar en contacto” con perros a “convivir” con ellos. Sobre todo los primeros meses, es cuando peor te encontrarás. La alergia a los perros es similar al asma, al menos en mi caso, pero tranquilidad, es algo a lo que el cuerpo se acaba inmunizando y existen unos antihistamínicos que hacen maravillas.
5.     Los perros son inteligentes. Ellos sienten y entienden todo, saben cómo te encuentras y siempre harán todo lo posible para que estés mejor.
6.     Los perros son animales sociales. A ellos lo que más felices les va a hacer siempre es estar contigo, da igual dónde, te quieren a ti. Su mundo, su familia y amigos eres tú. Va a necesitar estar en contacto con otras personas y otros perros. A diario. Si tu idea es tener u perro y que esté apartado en el jardín o terraza, mejor piensa en otra cosa. Apartar al perro de la familia es inhumano.

7.     Los perros necesitan salir y actividad. Esto parece obvio pero es cierto y no es algo tan sencillo. Vas a tener que sacarle si o si, haga 40 grado o nieve y está claro que siempre no te va a apetecer. Mi perro sale 4 veces al día y necesita hacer ejercicio físico para luego poder estar tranquilo y relajado en casa, no sirve bajarle al jardín y subirle. Ten esto muy en cuenta porque dependiendo de la edad y de la raza, tu perro pedirá más ejercicio o menos durante toda su vida (de 10 a 18 años). La adquisisición de un perro es un compromiso de por vida.
8.     Los perros no son juguetes, son animales. Sienten y están vivos, trátalos siempre con respeto pero no los confundas con personas porque no lo son. A veces se ponen enfermos, a veces sufren dolor… necesitan tu tiempo y tu paciencia. Si no tienes alguna de las dos cosas, mejor no adoptes.
9.     Mantener un perro cuesta dinero: La alimentación debe ser adecuada y de calidad (pienso), las visitas al veterinario cuestan dinero (vacunas, enfermedades, operaciones, medicinas, consultas, ingresos…). Los juguetes, su cama, mantas y demás accesorios también cuestan dinero. Hazte a la idea de que el mantenimiento no va a ser barato.
10. No puedes dejarle sólo por muchas horas. Hay gente que lo hace, si, pero lo más recomendable es que estén acompañados y que si están solos no sea por más de cinco horas. Tendrás que buscar un plan b, un sitio o una persona con quien poder dejarlo si necesitas salir más tiempo. Las vacaciones nunca volverán a ser lo mismo, o incluso pasar el día fuera… piensa en todos los sitios a los que vas y no te puede acompañar.


Por favor, piénsalo bien antes de adoptar, las actitudes irresponsable sólo ayudan a agravar el problema del abandono de perros. Ayúdame a difundir el mensaje!
Búscame en las redes sociales:
O encuéntrame en mi web:

UNA NUEVA FILOSOFÍA DE EMPRESA, LOS PRODUCTOS “SLOW”

Ya conocíamos lo que es la “slow food” (comer con atención y disfrutar de la calidad y preparación de plato cocinado con tiempo y todo el cariño del mundo) y la “slow fashion” (producto de moda sin fecha de caducidad que no han sido producidos en serie), pero el movimiento “slow” no se queda ahí.

Es una filosofía de vida en contraposición al estilo de vida de la sociedad actual, en la que se busca la rapidez en todo y conseguir las cosas lo más rápido posible. Incluso buscamos fórmulas para cavar rápido con nuestro tiempo de ocio, como ver la tele. Y esto no debería ser así.
Tenemos que aprender a desafiar la velocidad de la sociedad actual y hacer cosas placenteras y que duren en el tiempo. Aprender a disfrutar del momento.
En el movimiento “slow”, lo importante no es “lo urgente”. La productividad debe ir siempre acompañada de una calidad de vida aceptable, por eso necesitamos descansos reales en nuestras vidas.

Pues bien, cada vez más se implanta en las empresas este nuevo moviento “slow”, un movimiento respetuoso con el medio ambiente, que antepone la calidad y la personas por encima de todo y que pretende un comercio justo y una elaboración respetuosa.
Yo diría que la filosofía “slow”, es en sí, calidad de vida, y todo esto da como resultado productos “slow” que nada tienen que ver con productos de consumo rápido hechos en serie y a batalla. Obtenemos productos más durables, atemporales, más artesanales y que respetan el medioambiente y los derechos del trabajador.

Mi empresa de arte Lola Kabuki es una #slowstartup que practica el movimiento "slow" desde que nació, en abril de 2014. 
Amamos el diseño y cada trabajo por pequeño que sea, lleva una parte inmensa de nosotros. Nos gusta lo que hacemos, disfrutamos con ello y se nota.

Recuerda: Ir despacito no significa que estés parado sin moverte, significa que disfrutas más del viaje.

Búscame en las redes sociales:
O encuéntrame en mi web: